Volver a todas las historias

Marketing omnicanal: cómo hacer tu marca identificable en la experiencia de compra

El marketing omnicanal ya no es una opción. Y es que, los smartphones se han convertido en una extensión de nuestra mano. Pero también utilizamos las smart tv. Y wearables. Incluso vemos campañas de publicidad digital cuando vamos por la calle a través del DOOH. Dispositivos digitales por los que transitamos a lo largo del día de manera prácticamente inconsciente. Un entorno y unos hábitos de consumo a los que las marcas poco a poco se han ido adaptando de la mano de esta forma de entender las estrategias.

El propio nombre de esta estrategia ya apunta a la cuestión clave. El marketing omnicanal se trata de acciones de marketing que se desarrollan de forma coordinada a través de diferentes canales. Esto abarca tanto las ubicaciones físicas como la comunicación digital.

Por ejemplo, un proceso de marketing omnicanal puede comenzar cuando una marca capta a un usuario a través de redes sociales y este se da de alta en su newsletter. Después le envía cupones a la aplicación correspondiente de su móvil o email. Y estos cupones, después, se canjean físicamente en la tienda. De esta manera, tendremos todo un proceso que atraviesa las barreras entre lo físico y lo virtual y que utiliza distintos dispositivos para acompañar al cliente en todo el camino que recorre desde el acercamiento a la marca hasta la compra efectiva.

Para qué sirve el marketing omnicanal

En esencia, sirve para crear una única experiencia de compra para el usuario al margen del canal que este escoja. Todos entendemos que una marca debe utilizar siempre el mismo logo (aunque tenga diferentes versiones en función del uso que se precise) para facilitar su identificación de forma rápida y unívoca y para transmitir una serie de valores. El marketing omnicanal hace eso mismo con la experiencia de compra. Es decir, permite que una marca sea identificable por cómo acompaña al cliente en todo el proceso.

Como consecuencia de esto, el usuario percibe continuidad en todo el camino. No hay saltos, no se ve obligado a adaptarse a cambios bruscos en su relación con la marca. De hecho, pasa justo lo contrario. Tome las decisiones que tome en su forma de relacionarse con ella, siempre se encuentra una marca dispuesta a entenderle y facilitarle llegar a su meta. La continuidad se convierte así en una cualidad que genera confianza.

Cuatro claves que se deben tener en cuenta a la hora de hacer una estrategia de marketing omnicanal

No todo vale a la hora de poner en marcha una estrategia de marketing omnicanal. Sin embargo, hay algunas claves que pueden aportar un poco más de luz para saber qué es lo que hay que tener en cuenta en el proceso:

  • Estrategia común. Es la clave fundamental que distingue el marketing omnicanal del multicanal. No se trata de utilizar diferentes canales, sino de tener una estrategia que articule todas las acciones independientemente del canal. Se trata de generar una experiencia de alto valor añadido para el cliente utilizando todos los recursos de que se dispone.
  • Atribución. No hay modelo de atribución Pero se pueden crear estrategias que permitan conocer y medir adecuadamente los aciertos y errores de cada acción en cada canal para mejorar aquellos aspectos que lo necesiten.
  • Cross-device. Una estrategia omnicanal supera las barreras entre el ámbito digital y el físico, pero también entre los dispositivos. Es necesario que una estrategia de este tipo sea capaz de servir al usuario, independientemente de qué aparato utilice. Y esa es la definición de publicidad cross-device que más sentido tiene.
  • Interlocutores. Todo lo que se ha venido contando hasta ahora está centrado en los usuarios, en los clientes. Pero, ¿por qué limitarse sólo a ellos? Proveedores, medios, socios comerciales e incluso los propios empleados pueden ser destinatarios de los mensajes que cualquier marca emite. Y ellos también merecen que haya una estrategia que guíe el modo en que se produce esa relación.

¿Cuáles son las ventajas del marketing omnicanal?

Trabajar desde la perspectiva del marketing omnicanal tiene una gran ventaja: genera confianza en el usuario. Pero no solo eso. Desde Marketing4Ecommerce señalan otras seis ventajas del marketing omnicanal:

  • Mayor fidelización de usuarios. Cuando generas confianza en el usuario, es mucho más fácil fidelizarlo. Por lo tanto, el acompañamiento cuidado y la experiencia personalizada que ofrece el marketing omnicanal suele desembocar en una mayor fidelización.
  • Aumento de las ventas. Cuando el recorrido por el funnel de conversión se hace bien, se convierte más. Por eso, el marketing omnicanal ayuda a incrementar las ventas.
  • Mejor experiencia de usuario. Cuidar la estrategia de marketing omnicanal también es cuidar la experiencia de usuario. Gracias a él, se mejora su satisfacción con la marca.
  • Segmentación más precisa. Trabajar este tipo de estrategias implica pensar con mucho detalle cómo segmentar a los usuarios. Y, gracias a esto, también es posible mandar mensajes más personalizados a través de cualquier canal.
  • Optimización del presupuesto y los recursos disponibles. Cuidar cada impacto para que sea eficaz, también repercute positivamente en la gestión de recursos de cualquier tipo.
  • Más flexibilidad. Darle al usuario la posibilidad de acceder a la marca a través de diferentes canales y dispositivos convierte el proceso en algo más flexible.

 

 

¿Conoces la  newsletter  mensual de  publicidad y marketing digital  de Adevinta? ¡Suscríbete  aquí  y no te pierdas las novedades del sector!

Historias relacionadas

Descubra todas las historias

Capítulo 04×08: Experiencias phygital para seguir enamorando al consumidor

Seguir leyendo acerca de Capítulo 04×08: Experiencias phygital para seguir enamorando al consumidor

Todas las claves para saber cómo va a cambiar el retail media en 2024

Seguir leyendo acerca de Todas las claves para saber cómo va a cambiar el retail media en 2024

Capítulo 04×07: Los deals como herramienta clave para la publicidad programática

Seguir leyendo acerca de Capítulo 04×07: Los deals como herramienta clave para la publicidad programática